Literalidad vs. lateralidad

 

cow

El otro día, estuve en una de esas fantásticas reuniones en las que se analizan los resultados que las campañas obtienen en los test.

En ese “cónclave” había miembros de la empresa encargada de hacer el test, representantes del cliente y de la agencia…Ya nos habían adelantado que no había ido bien, que no era directo, que no había branding, etc…

Pero lo que me ha llevado a escribir este artículo, no ha sido el espíritu de revancha, sino la estupefacción ante una de las afirmaciones que desembocaron en la conclusión final: “Hay que empezar de nuevo”.

La afirmación fue la siguiente:

“Está demostrado que lo que funciona en publicidad es que imagen y off transmitan exactamente lo mismo”.

Después de esa frase se me erizó el vello púbico, intenté morder mi bolígrafo Bic para no morder a la responsable del comentario y bueno, eso lo conseguí, lo que no logré fue evitar dar mi opinión ante tal afirmación.

La publicidad y la comunicación en general es un reflejo de la vida, mejor dicho, es la vida misma, por tanto lo que funciona ahí, funciona en publicidad.

Pongamos ejemplos:

¿Cuándo alguien cuenta un buen chiste utiliza la literalidad para conseguir que sonriamos?

¿Creéis que cuándo una madre quiere que su bebé se acabe la última cucharada de papilla, le convence hablándole de todos los nutrientes esenciales que contiene, o por el contrario intentará hacer el “avioncito” para que el niño abra la boca?

Y mi último y gran ejemplo/argumento, el mítico spot de BMW de la mano al viento y el “¿te gusta conducir?”… ¿Acaso ese spot nos hablaba de válvulas, consumos o capacidad de maletero…? ¡Ah!, y lo mejor de todo, es que ese spot testó “como el culo”.

En definitiva y para acabar, lo único que quiero compartir con quién decida leer esto, es que en mi opinión, lo único que logran los test es homogeneizar la comunicación, eliminar el factor sorpresa, acabar con lo inesperado… y estaréis de acuerdo conmigo en que si eso sucede ¿qué nos queda?¿por qué vamos a ir al cine a ver una peli en la que en la entrada nos cuentan el final?

Estoy convencido de que si Shakespeare hubiese vivido en esta época y se dedicase a la comunicación, le preguntarían: ¿Podemos hacer que estos dos se líen antes? ¿Se tienen que morir, no podríamos “positivizar” el final?

@cardmanu